Los parques eólicos y el ecologismo mal entendido

Como en todo proceso de cambio o de transformación que se produce en cualquier ámbito de la vida, las posiciones que unos y otros pueden llegar a tomar varían hasta el punto de poder llegar a ser totalmente contrarias.

Como no podía ser de otra forma, esta circunstancia está ocurriendo hoy día también con el tema de la transformación energética y de las opiniones que se vierten sobre las energías renovables, y más en concreto, sobre la energía eólica.

En Grupo Forma-t somos conscientes de esta problemática y, por eso sabemos que el ecologismo, en su vertiente más radical, se opone a la construcción de los parques eólicos con argumentaciones, la mayoría de las veces, sin fundamento ninguno y obviando, de forma intencionada, la realidad, bajo el prisma de sus propios intereses.

En términos generales, podemos resumir estos argumentos en los siguientes puntos:

  • Consideran que el modelo de transición energética basado en ‘macro parques’ de renovables está generando una importante burbuja especulativa.
  • Opinan que los objetivos de reducción de emisiones de CO2 pueden lograrse instalando fuentes renovables de menor escala en el medio urbano y apostando por el ahorro y la eficiencia energética.
  • Mantienen una idea equivocada de que la mayoría de las grandes plantas eoloeléctricas y fotovoltaicas que hay proyectadas dañarán de manera irremediable el paisaje y la biodiversidad del medio natural y rural.
  • Creen que no hay un control real del impacto medioambiental que tendrán estas instalaciones.
  • Y sobre todo, usan intencionadamente la opinión de que los parques solares y eólicos no generan empleo en el campo, ya que, según ellos, funcionan de forma automática, dañan al turismo rural y desincentiva la agricultura local.

Desmontando al ecologismo radical

Cualquiera de estos puntos es rebatido con facilidad, ya que, el sector de la energía eólica, desde sus inicios, está comprometido con la protección del entorno natural (vida silvestre y vegetal) donde desarrolla sus proyectos.

Se toman muy en serio los impactos de los parques eólicos individualmente y sus impactos acumulativos a largo plazo, haciendo todo lo posible para prevenirlos, gestionarlos y mitigarlos.

Antes de la construcción, todos los proyectos son evaluados por un proceso de planificación y aprobación rigurosamente independiente.

Y por supuesto, se realizan estudios de Impacto Ambiental para identificar todos los impactos potenciales de los parques eólicos y sus instalaciones de apoyo, como las vías de acceso.

No cabe duda y, no se puede hacer de otra forma, el sector eólico trabaja de forma proactiva con las comunidades locales, las ONG ambientales, los científicos y las autoridades para tener en cuenta sus preocupaciones específicas al evaluar el impacto de un parque eólico.

Se evita siempre construir el parque eólico durante la temporada de anidación de aves y se reduce la contaminación acústica para la vida marina en parques eólicos marinos utilizando tecnologías como las cortinas de burbujas de aire y los amortiguadores de sonido hidráulicos, por ejemplo.

Y, por último, cabe señalar el hecho de que la industria de la energía eólica está invirtiendo mucho dinero en investigación y desarrollo para que todos los componentes que intervienen en el proceso de fabricación de la energía sean más eficientes y reciclables. Cuando las turbinas eólicas llegan al final de su vida útil, los desarrolladores del proyecto las retiran y restauran el sitio a su condición preexistente. Se puede reciclar del 85 al 90% de la masa total de un aerogenerador.

Conclusión

En resumen, los parques eólicos son una opción sostenible y eficiente para generar energía limpia y reducir la dependencia de los combustibles fósiles. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la implementación de cualquier proyecto de energía sostenible debe hacerse de manera responsable y con consideración por el medio ambiente y la comunidad local.

Es necesario tomar en cuenta todos los factores y asegurarse de que se minimizan los posibles impactos negativos. Al mismo tiempo, es importante no caer en el ecologismo mal entendido, que consiste en rechazar cualquier forma de desarrollo o tecnología avanzada sin considerar adecuadamente sus beneficios y costos.

En lugar de eso, debemos abrazar soluciones sostenibles y progresistas como la energía eólica, que nos permitan avanzar hacia un futuro más verde y próspero para todos. Por todo ello, el Grupo Forma-t apuesta por esta energía, como la forma de energía del futuro.

Ya sea para trabajar en tierra firme o en medio del mar, inscríbete en los cursos GWO y forma parte del alumnado de Forma-t. ¡Estamos deseando ponerte nombre, hablar contigo, y ayudarte!

Si has llegado hasta aquí abajo es que algo te interesamos, ¿verdad?.
Estamos deseando ponerte nombre, hablar contigo, saber en qué podemos ayudarte.

Convocatorias abiertas para disfrute

INSCRIPCIÓN

1.- DATOS DEL CURSO
2.- DATOS PERSONALES
4.- RESERVA DE LA PLAZA.
50% del precio total del/los curso/s

* En los abonos por transferencia, el centro sólo garantizará la reserva/abono una vez verificada la confirmación del ingreso.

Solicito la participación en el curso arriba señalado y declaro que la información facilitada el cierta, pudiendo aportar cuanta documentación se requiera. Esta formacion se ajusta a la Resolución Oficial de 18 de junio de 2013 (Enmiendas de Manila 2010), de la Dirección General de la Marina Mercante, por la que actualizan y modifican los cursos de formación y sus programas, recogidos en la Orden FOM/2296/2002 de 4 de septiembre, en cumplimiento con el Convenio STCW 78/95. Adaptación al Operador General SMSSM/GMDSS No obstante, quienes posean el Título Profesional de Operador Restringido del SMSSM, podrán realizar un Curso de Adaptación, cuya duración es de 80 horas, de las cuales, 30 horas son de contenido teórico y 50 horas de contenido práctico.